Reforma a la Ley de Amnistía Nacional busca blindar con impunidad las graves violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante el conflicto armado interno

logo frmt

 

 

Durante el conflicto armado interno, el ejército de Guatemala cometió graves violaciones a los Derechos Humanos tales como genocidio, violencia sexual, esclavitud sexual, terrorismo de Estado, tortura, desapariciones forzadas, masacres comunitarias, entre otras; que de acuerdo con la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, fue el responsable del 93% de los crímenes cometidos durante los 36 años de enfrentamiento armado. Lamentablemente no estamos tan lejos de que estas prácticas militares se repitan, ahora que el pueblo guatemalteco está exigiendo una reforma integral al sistema de justicia, a la Ley Electoral y de Partidos Políticos y al Sistema Fiscal.

Nos preocupa profundamente que el Estado siga actuando con saña y violencia desproporcionada contra el pueblo maya Q’eqchi’ en los desalojos recientes, donde quemaron viviendas, ropa de mujeres, cultivos y cosechas, dejando a la gente sin posibilidades de vivir, como ocurrió durante el conflicto armado interno.

Rechazamos rotundamente el interés de los diputados que pretenden reformar la Ley de Reconciliación Nacional, lo cual constituye una bofetada para el pueblo de Guatemala y para las víctimas del conflicto armado interno, que han confiado en el sistema de justicia para esclarecer y castigar a los responsables de los más horrendos crimines contra la humanidad. Esta acción viola los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos, así como el interés de la población de sentar precedentes históricos y fortalecer las instituciones de justicia, para que nunca más se cometan crímenes de lesa humanidad en Guatemala.

Es evidente que la Iniciativa de Ley busca favorecer a militares implicados en flagrantes delitos contra la humanidad y sentar las bases de un sistema de impunidad, que garantizaría el uso de la violencia como medio para resolver cualquier conflicto social, político y económico.

Hacemos un llamado al Congreso de la República, a que asuma un rol responsable ante las demandas que el pueblo de Guatemala está exigiendo. No es posible que siga desubicado del contexto nacional y defendiendo a criminales que deben pagar por sus delitos cometidos.

Saludamos las valientes manifestaciones de rechazo hacia la iniciativa de reformar la Ley de Reconciliación Nacional, expresadas por el pueblo de Guatemala, organizaciones de la sociedad civil, y medios de comunicación comprometidos con la justicia y la lucha contra la impunidad.

Legislar en favor de criminales y la impunidad pone en riesgo la seguridad y la vida de las y los guatemaltecos. No hay otro camino que nos lleve a la paz firme y duradera sino es por la verdad, la justicia y la lucha contra la impunidad.

 

¡Si hay justicia, hay reconciliación!

 

Fundación Rigoberta Menchú Tum

Paxil-Kayala’ Job’ Iq’.

Guatemala 7 de noviembre de 2017.