Luciano Pavarotti, el tenor de la paz para la niñez y juventud

 

Este 6 de septiembre se cumplen diez años del retorno a la vida cósmica, de nuestro gran amigo y tenor brillante, Luciano Pavarotti, uno de los cantantes de ópera y otros géneros musicales más famosos de los últimos siglos.

El Maestro Luciano Pavarotti se caracterizó por ser una persona sencilla, humilde y de corazón grande. Ofreció conciertos en varias partes del mundo, en apoyo a la construcción de escuelas y el acceso de niños y niñas a los sistemas de educación y a las artes, entre ellas, la música. Ayudó a refugiados en todo el mundo y a la Cruz Roja.

En el año 2002, donó a la Fundación Rigoberta Menchú Tum, el Centro Educativo “Luciano Pavarotti”, ubicado en la cabecera municipal de San Lucas Tolimán, Sololá. Desde esta fecha el centro ofrece educación básica, pasando por sus aulas anualmente un promedio de 180 adolescentes y jóvenes entre 13 y 16 años de edad. Más del 50% de los estudiantes son mujeres e indígenas kaqchikeles y tzutujiles.

El centro educativo Luciano Pavarotti, se caracteriza por promover una educación que fortalece la identidad cultural, el aprendizaje de idiomas, entre ellos el idioma maya kaqchikel. También enseña música ancestral maya, pintura y Danza. Cuenta con el centro de democratización digital más actualizado de la zona y ofrece como parte de la formación, los talleres de carpintería, cocina nacional e internacional, herrería y producción de tejidos.

Enviamos nuestras muestras de cariño y aprecio a la familia del maestro Luciano Pavarotti y a su esposa Nicoletta.

Luciano Pavarotti sigue construyendo un futuro mejor para la niñez y juventud guatemalteca, siempre vivirá en nuestros corazones.