Indignante decisión del Congreso de la República de Guatemala, de limitar la justicia y la gobernabilidad democrática en el país.

La Fundación Rigoberta Menchú Tum, al pueblo de Guatemala y a la comunidad nacional e internacional, ante la indignante decisión del Congreso de la República de limitar la justicia y la gobernabilidad democrática, manifiesta:

Que Guatemala, con el apoyo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad y el Ministerio Público, emprendió desde el año 2015, una cruzada intensa y determinante contra la corrupción y la impunidad, factores que han sido causantes de la agudización de la pobreza y el robo descarado de un futuro esperanzador para la niñez y juventud guatemalteca. Pues esta ha dejado sin salud, educación, vivienda, carreteras, y hasta sin agua y bosques a miles de familias guatemaltecas.

Que las estructuras que han sostenido y sostienen la impunidad y la corrupción en Guatemala, nunca han sido ajenas a las mismas estructuras del Estado y de los gobiernos de turno. Detrás de cada partido político han habido financistas que no solo no dan la cara, sino que después cobran a los gobiernos de turno sus favores económicos a un alto costo, que resta al Estado su responsabilidad de garantizar a los habitantes, la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona.

Denunciamos y rechazamos la indignante e infame decisión del Congreso de la República de Guatemala, de limitar la justicia y la gobernabilidad democrática en el país. Haber votado por mantener la inmunidad al Señor Presidente, no solo favorece a un partido político particular, sino al sistema corrupto que ha deteriorado la vida de las y los guatemaltecos.

Que los partidos políticos representados en el Congreso de la República, carecen de liderazgo para instituir la democracia y la justicia en Guatemala. No tienen la menor conciencia y el compromiso de enaltecer los valores humanos como derechos para superar las profundas desigualdades e inequidades que han prevalecido en la sociedad y los pueblos guatemaltecos. El congreso no ha sido capaz de articular un entramado jurídico que haga posible la agenda de la justicia social y la paz que demanda el pueblo de Guatemala.

Instamos al pueblo de Guatemala, a la CICIG, al Ministerio Público y a las organizaciones de la Sociedad Civil, a no desmayar y seguir bregando por la justicia y la paz en Guatemala. Nunca ha sido esta una tarea fácil para quienes creemos en una vida justa y digna para todas y todos los guatemaltecos.

No hay paz sin justicia; no hay justicia sin equidad; no hay equidad sin desarrollo; no hay desarrollo sin democracia; no hay democracia sin el respeto a la identidad y dignidad de las culturas y los pueblos.

 

Paxil Kayala Jun Kame/Guatemala 12 de septiembre de 2017.

Fundación Rigoberta Menchú Tum.

Comunicado FRMT 12-09-2017